¡Fuego, Cuidado, Fuego!

¿Qué tan difícil puede ser encender carbón? Me repetía una y otra vez mientras veía el asador, la bolsa de carbón, unas varitas de madera y un encendedor. Estábamos festejando el cumpleaños de Pepe y como ya estaba todo listo (guacamole, elotes, tortillas, etc.), me ofrecí a la tarea de encender el fuego del asador para cocinar la carne. Cosa fácil, dije yo. Ah, ¡pero qué equivocado estaba!

¿Ya se imaginaron a un cavernícola intentando encender fuego?

No estoy acostumbrado a hacer este tipo de tareas, sé cocinar pero nunca me había tocado preparar una parrillada y menos encender el fuego. Debo decir que esta vez me tocó debido a que el cumpleañero es el experto en parrilladas y esta vez, quisimos darle la sorpresa.

Como pude hice una montañita de carbón e intenté muy “cavernícolamente” acomodar los trozos de carbón y soplar. Y digo cavernícolamente por que justo así quedé cuando el fuego por fin encendió. Me tomó 3 varas de ocote, una quemadura en la yema de un dedo (no pregunten cómo) y mucho humo en los ojos, ceniza por todo el pelo y además entró humo a todos los rincones de la casa. Es más, de tanto que me acerqué, creo que me quemé parte del pelo, porque de la nada empezó a oler poquito a chicharrón. ¿Ya se imaginaron a un cavernícola intentando encender fuego? Ah pues tal cual así, estaba yo.

Al ver mi sufrimiento Javier diseñador de Neighbor.mx se acercó y me dio algunos consejos, los que parecían salidos de los Scouts…

“Compra carbón de calidad, nos seas codo –me dijo-  y siguió la lección… En ocasiones por ahorrarnos algunos pesos compramos carbón que puede estar tratado con químicos, en este caso no vale la pena ahorrar, un carbón de calidad es mejor, me ayudo a construir una pirámide con el carbón dejando un espacio en medio que es donde se iniciará el fuego. Me dijo el ocote te ayuda como no tienes una idea a la hora de encender el fuego, pero en caso de que no tengas,  el truco es mojar un papel con aceite de cocina lo que hará que arda más lento dando tiempo a que el fuego se inicie.  Voltéate y trata de encenderlo siempre con la dirección del viento a tu espalda, así no te quemas y así no comes humo como entremés.  Ten calma,  el mejor fuego es cuando tienes el carbón en brasas de un color grisáceo y el fuego se ve naranja, entonces sabrás que es el momento ideal para asar la carne.”

GOURMET
Laparrillada perfecta
GOURMET

¿El gordito es lo más rico?

GOURMET
El asador ideal