CERVEZA ARTESANAL

Dios qué calor…! Eso me pasaba por la cabeza aquella tarde en la que me encontraba con unos amigos en unas alitas y me dio curiosidad de probar una cerveza artesanal; ahí aprendí que cada una tiene un sabor distinto, varían de una marca a otra, de un lugar de producción a otro. Hay infinidad de opciones que difícilmente alcanzaríamos a probarlas todas en una tarde, -pero aún queda vida- me repetía; y nunca pensé que de ahí surgiría la idea de ser productor de cerveza artesanal.

Deliciosa, aromática, y local

La cerveza artesanal se hace 100% con malta y la avena da el cuerpo, además hay que tomar en cuenta otros ingredientes para agregar sabor; en una cerveza artesanal el aroma y el grado de alcohol son mucho mayores que el de cualquier cerveza comercial. En la actualidad hay más aceptación por parte del consumidor local, ya que hace algunos años le tenían miedo a la cerveza artesanal debido a que habían varias marcas buscando bajar costos y que no producían con los adecuados estándares de calidad. Una cerveza artesanal debe ser un producto cuidado por el maestro cervecero, ya que él imprime su firma en cada edición y la filosofía es no vender algo de lo cual no se esté orgulloso y menos un producto que él no se tomaría.

Obtener el sabor preciso en el producto para que este sea reconocido, es un proceso que debe ser muy puntual; una cerveza artesanal debe cumplir como mínimo con el 97% de similitud entre un lote y otro, claro que cada marca imprime su estilo; sin embargo, hay años en que las materias primas hacen que los lotes salgan más amargos o perfumados que otros; claro que un buen maestro cervecero esta siempre al pendiente del control y proceso que se tenga en la manufactura de su receta. El embotellado es un factor importantísimo para conservar el sabor, ya que la cerveza artesanal se etiqueta y se tapa a mano, no se usan maquinarias industriales.

Como tip, les puedo decir que una cerveza artesanal nunca se debe consumir directamente de la botella, sino en un vaso cervecero, pero de eso ya se los platicaré en otra edición.

Con todo esto en mente y con tanto calor, como ya lo decía al principio, no me resta más que decir: consumamos local y generemos comunidad.

¡Salud! claro, con una cerveza artesanal.

Juan Carlos Santos, Kumo

GOURMET
Laparrillada perfecta
GOURMET
¿El gordito es lo más rico?
GOURMET
El asador ideal