La palabra vacaciones siempre nos dibuja una sonrisa en la boca sin importar el tiempo que duren. Las de verano son las más esperadas del año por ser las más largas. Las familias tienen tiempo libre para salir con la familia y el destino ideal que siempre nos imaginamos es la playa, un bikini, llenas de aceite bronceador, la canción de verano, un buen libro y una mimosa. ¡Ah! Relax total y en eso ¡PUM! Un pelotazo nos da en la cabeza, salpicándonos y empapándonos de la cabeza a los pies, siempre acompañado de un “Mamááááá VEN quiero jugar pelota, ¡Mi hermana no quiere jugar conmigooooo!” y en eso todo el “paraíso” de relajación se disipa…

Y aún hay más, la cruel realidad es cuando regresamos a casa y tenemos una lista interminable de pendientes para que los “reyes de la casa” puedan regresar a sus actividades escolares… Sí, esa pila de útiles que tenemos que comprar y forrar, además el típico “nos hace falta la blusa del uniforme de la princesa” porque el proveedor de la escuela solo mando a hacer 4 y son como 20 niñas de la misma talla, o que la medida de zapatos que tiene que llevar el príncipe está agotada… Tenemos la hermosa tarea de recorrer todas las plazas y zapaterías de Guadalajara y nada más no los encuentras.

En fin, las vacaciones son el paraíso de los pequeñines, pero para nosotras como mamás significa todo menos “relax”. No quiero quejarme y que mal interpreten mis palabras. Las vacaciones son benditas, generan recuerdos imborrables, pero al terminar las mamás deberíamos recibir unas “vacaciones” de las vacaciones.

¿Les ha pasado alguna vez que cuando tienen un día completamente lleno de actividades, cuando dejan de hacer alguna de ellas, no saben qué hacer con su tiempo libre? ¿No les ha pasado que se levantan un día con el ánimo de un atleta olímpico, planean su día que incluye hacer una rigurosa rutina de ejercicios y al final, terminan horas en cama leyendo las novedades de Facebook o viendo la tele?

Yo ya estoy planeando las mías, comienzan el 22 de agosto a las 8:00 am en Berrini, me estará esperando un cafecito y la compañía de mis queridas amigas a las que no he podido ver en más de mes y medio, con las que tengo mucho de que charlar y ponerme al día.

Mrs Laura, Neighbor Sur

GOURMET
Laparrillada perfecta
GOURMET
¿El gordito es lo más rico?
GOURMET
El asador ideal