Si hablamos sobre el papel de la mujer en el liderazgo educativo en México, podemos darnos cuenta de que las mujeres mexicanas realmente no hemos estado al frente de la Secretaría de Educación Pública y que no fue sino hasta principios del siglo XX, que a la mujer se le otorgó el rol de profesora dentro de la educación básica.

Ya pasado un siglo, las mujeres aún no hemos podido ascender en el empoderamiento de la educación media superior y superior, ni en la toma de decisiones de alto poder en la educación. Las universidades más importantes del país tampoco han tenido en el puesto de rector a ninguna mujer.

Sin embargo, nos hemos abierto camino como catedráticas, delegadas, directoras de institución, y sobre todo, dominamos la educación básica que, como lo dice su nombre, es la base que edifica. Es aquí donde radica nuestro verdadero poder: en las aulas, en la formación de estudiantes activos, perseverantes y comprometidos con su entorno social y en la mejora del panorama histórico.

El mayor reto que se nos presenta, no sólo como docentes sino como mujeres, es  que nuestras niñas sueñan con ser grandes científicas que revolucionarán al mundo durante su segunda infancia y parte de su adolescencia. Sin embargo, con el paso de los años comienzan a cambiar sus planes y sus sueños se vuelven menos ambiciosos. 

Cuando las jóvenes llegan a la educación media superior comienzan a cuestionar su rol social y con ello, el futuro que les espera que parece poco alentador.  La presión social por cumplir un rol preestablecido trunca sus aspiraciones y se conforman. Los factores son múltiples: los estereotipos femeninos en los medios de comunicación, las prácticas educativas de separación de roles de acuerdo al género, así como las condiciones labores poco equitativas para las mujeres como horarios poco amables para la maternidad, machismo y sueldos más bajos.  Todo ello las hace cuestionarse qué desean para su futuro.

Así que, el mayor reto está en evaluar nuestras prácticas educativas fuera y dentro del salón de clases. Evitar los roles de género estereotipados y sexistas. Motivar a que nuestros estudiantes, hombres y mujeres, hagan elecciones profesionales de acuerdo a sus aspiraciones y habilidades y no a su género.  Impulsar prácticas más equitativas y empujar a nuestras jóvenes a la ciencia, que es de las áreas menos exploradas por mujeres.    Promover también entre los estudiantes a que los roles naturales como la maternidad no se vean supeditados a condiciones laborales poco equitativas; que pidan y provoquen estos cambios necesarios para la sociedad de hoy, donde debe haber prácticas más igualitarias, sin roles de género que afecten tanto a las niñas como a los niños y que los derechos y obligaciones sean equitativos.  

El desafío es que en un futuro, las mujeres y hombres decidan bajo su pleno albedrío y no bajo la subjetividad social y las construcciones de género. ¡Que nuestras niñas no dejen de soñar con ser grandiosas!

Artículos recientes

Estos son los más recientes artículos que podrás encontrar en Neighbormx

Comunicación subacuática y vida marina

Al sumergirte entras en un mundo silencioso donde la información llega a tu cerebro por la vista, por el oído o por el tacto. Como nuestro diseño humano no nos permite hablar bajo el agua, debemos utilizar el lenguaje de señas, hacer ruido o tocarnos para...

Las fiestas patrias y el alcohol

Se acercan las fiestas patrias, momento perfecto para reunirse en familia o con amigos y sacar el gran espíritu que nos caracteriza a los mexicanos. Ya puedo saborearme un buen pozole o unas tostadas de pata, todo en medio de la verbena amenizada por el  mariachi, los...

Los 5 +: Fettuccine en Playa del Carmen

Si te gusta la comida italiana, el día de hoy, traemos para ti el top 5 de Fettuccine que podrán encontrar en Playa del Carmen y que, sin duda, debes de probar: Luma Te queremos recomendar que en Luma pruebes el fettuccine que nos preparó el Chef Estefano con almejas,...