Detrás de la preparación de una boda se encuentran cientos de pequeños detalles inimaginables como los hermosos arreglos florales, las increíbles invitaciones y los chisperos que se prenden al momento de la vuelta en el vals, que en conjunto logran hacer de ese día, el mas especial en la vida de la mayoría de nosotras.

Desde hace ya varios cientos de años, las novias han sido quienes protagonizan ese día con sus vestidos espectaculares pasando de generación en generación las tendencias que se van modificando o regresando; pero eso sí, siempre causando sensación y admiración, y es que no me van a dejar mentir cuando digo que ¡todas las novias son hermosas!

Elegir el vestido de novia puede ser uno de los momentos más estresantes o más divertidos del proceso de preparación. Todo depende de qué tan bien te conozcas y  tengas claro tu estilo.

Aunque yo siempre recomiendo arriesgarse con la moda, en esta ocasión es de las únicas veces que opino que no es un buen momento para experimentar cómo te sientes con siluetas arriesgadas. El vestido tiene que ser el reflejo de quién eres y de cómo te sientes en ese momento.

Entonces, antes de comenzar tu búsqueda, analiza tu cuerpo; puedes incluso ver fotos tuyas con diferentes vestidos de noche para que te autocritiques y definas cuáles son los que más te han gustado y por qué. Aunque esos vestidos no sean tan espectaculares como un vestido de novia, te podrás dar una idea de cómo te gusta que se vean tus brazos, tu escote, tu cintura, etc.

Claro que si toda la vida soñaste con el vestido de princesa y nunca te has puesto uno, no quiere decir que no lo puedas hacer, pero siempre busca acentuar tus mejores atributos y elige telas y texturas que te hagan sentir cómoda. Existen muchos estilos de vestidos de novia, corto, largo, esponjoso o vaporoso, lo importante es que refleje tu personalidad.

Otro punto muy importante es que aprendas a decir no y a darte gusto a ti misma. Por lo que, a la hora de elegir quién te acompañará en la búsqueda, invita sólo a la gente que te hace sentir bien y que conoce tu personalidad. Aquí también podemos aplicar el “menos es más”, no es necesario que lleves a todas tus tías y amigas, pues a veces queremos darle gusto a tanta gente que perdemos la visión de lo que queremos y terminamos eligiendo el vestido incorrecto.

Además, es súper importante que tengas presente lo siguiente: el estilo de la boda es el conjunto de un todo. Define cuál es el tuyo y dentro de ese estilo elige todo lo que llevará tu boda incluyendo el vestido. De esta manera, cuando llegues a la fiesta te ensamblarás como la cereza del pastel.

Por último, escúchate a ti misma; lo importante es que llenes tus expectativas. Deja a un lado el estrés que pueda causar la idea de que es el único día en la vida que usarás ese vestido. Recuerda que tu futuro esposo te eligió a ti por ser quien eres, así que mientras estés feliz con tu elección y te sientas cómoda, ¡para él serás la mujer más hermosa del mundo!

Mónica González @labellemonique

Artículos recientes

Estos son los más recientes artículos que podrás encontrar en Neighbormx

Flores en la Rivera Maya

Una tendencia que no dejamos de ver en las calles, son los bordados de flores, tal es el auge que es inevitable darte una vuelta a tu tienda favorita y no ver alguna prenda floreada.  Y que mejor que usar esta tendencia en la Rivera Maya. Se ven tan...

Neosolteros, un estilo de vida

Estrenos de cine, música, consumidores natos de la tecnología y una vida social activa son algunas de las características que definen a los Neosolteros; este grupo de solteros que combinan sus éxitos profesionales con el buen vivir. El término es relativamente nuevo...

México está de moda

Desde hace ya algunos años el estilo mexicano ha retomado fuerza a nivel internacional y temporada tras temporada algunos diseñadores han optado por tomar a México como inspiración y convertir sus colecciones en una fiesta de color.  México, como siempre y hasta en la...