En México existen 6.9 millones de hogares liderados por una mujer, según datos del INEGI,  y el 97.7% de las madres que trabajan combinan sus actividades económicas con los quehaceres domésticos.

Con esto podemos concluir que los días en los que las mujeres se dedicaban exclusivamente a las labores del hogar y al cuidado de los niños quedaron atrás. Las mujeres de hoy somos profesionales, hijas, hermanas, esposas, emprendedoras, amas de casa y más.

También es cierto que por tener tantas responsabilidades buscamos simplificar lo más posible nuestro día, aunque esto signifique saltarte el desayuno, enviarle a tus hijos cualquier galleta y cartón de jugo industrializado al colegio, no tomarte al menos 30 min al día para hacer algo de ejercicio, entre otras cosas.

Debes tener claros tus objetivos diarios.   Esto te ayudará a establecer prioridades en tus obligaciones. Si para ti es muy importante ese partido de futbol de tu hijo los sábados no te comprometas a esas horas. ¡Toma el control!

Por favor no hagas varias cosas a la vez.  Sé que puedes pensar que estás ganando tiempo, pero finalmente no le estás dedicando el 100% de tu atención a ninguna tarea y algo puede salir mal.

Date tiempo. Cuando estés organizando tu lista de actividades estima unos minutos extra para cada una, así tendrás mayor flexibilidad entre tareas.

No busques ser una “súper mujer”, ya lo eres. Pide ayuda si lo necesitas, aprende a decir que no cuando realmente algo escapa de tus manos.

Come bien. La razón es simplemente porque necesitas estar al 100%  para tu proyecto y tus pequeños. Que tus hijos vean en ti el ejemplo. No te compliques demasiado, una proteína a la plancha con poca grasa, unos vegetales al vapor, ensalada fresca, tubérculos y granos enteros son siempre una buena opción.  No olvides tu fruta favorita por la mañana.

Cocina una vez para varios días. No conviertas el comer sano una tarea imposible porque no lo es. Si usas las alternativas que te di en el punto anterior, puedes cocinar grandes cantidades y refrigerar para toda la semana. Involucra a tus hijos en el proceso.

Busca alguna actividad física que puedas realizar con tu hijo. Después de todo, ambos necesitan mantenerse activos y pasar tiempo de calidad juntos. Montar bicicleta, patinar, jugar tenis… las opciones son infinitas.

Dedícate a algo que te apasione. No emprendas pensando en cuánto dinero ganarás, eso únicamente hará que incremente la ansiedad. Disfruta de cada parte del proceso, que lo demás viene solo.

¡Hasta la próxima!    

Gabriela Galdo , Skip diet

Artículos recientes

Estos son los más recientes artículos que podrás encontrar en Neighbormx

Las fiestas patrias y el alcohol

Se acercan las fiestas patrias, momento perfecto para reunirse en familia o con amigos y sacar el gran espíritu que nos caracteriza a los mexicanos. Ya puedo saborearme un buen pozole o unas tostadas de pata, todo en medio de la verbena amenizada por el  mariachi, los...

¿Qué hace un médico psiquiatra?

Se tiene la creencia popular de que cuando vamos al psiquiatra es porque “estamos locos”, o que los psiquiatras solo atienden “casos graves”. ¿Qué tan cierto es esto? En este artículo, te voy a contar un poco más sobre la labor.  ¿Cómo se prepara un psiquiatra? Los...

Back to School

Para unos más que para otros, el tan esperado regreso a clases está próximo a llegar, por lo mismo les quiero compartir algunos tips que espero les resulten de utilidad para que puedan volver a la rutina de una forma más sencilla. Pensemos, para empezar, en lo que...