El pasado 11 de Junio se celebró el Día Nacional de Pole Urbano. En todo el país cientos de atletas salieron a las calles a festejar, tomando postes y barandales como escenario para sus acrobacias. El día se conmemora para hacer conciencia del pole como el deporte y la disciplina que es, deshaciendo el estigma que su origen le sembró.

En Playa del Carmen, NeighborMX acompañó al equipo de pole fitness LuvaPole en su celebración por las calles de la ciudad.

“Intenté muchas cosas diferentes para hacer ejercicio hasta que encontré el pole, estaba en la búsqueda de una disciplina que se adaptara a mi”, nos cuenta Mega, alumna del estudio LuvaPole. “Es simpático porque yo pensaba, ‘No es gran cosa, no tengo que esforzarme demasiado’ pero haciéndolo te das cuenta que es el ejercicio más completo”. Para Mega y una gran parte de los atletas, el pole no es solo un deporte, es también una expresión artística. El entrenamiento es parte de la disciplina pero el resultado de ese esfuerzo son acrobacias, teatro y arte.

El pole como disciplina artística o deportiva comenzó a tomar popularidad a inicios de los años 2000. Para el año 2006 existían ya atletas y federaciones exigiendo que el pole fuese reconocido como un deporte oficial, incluso en las olimpiadas. Existe además del pole sport la rama del pole art, que parte del componente más teatral de la disciplina, en la que se califica no solo la coreografía, sino la expresión actoral.

Sara en cambio toma el pole como una práctica para ampliar sus límites, “Yo lo vivo de manera diferente. Para mi no es arte, para mi es puro acondicionamiento físico.” Sara tiene 34 y fue gracias al pole que por primera vez en su vida pudo hacer un split. “LuvaPole me hizo creer que podía hacer cosas que yo pensaba que a mi edad ya no podía. Mi autoestima subió hasta el cielo. ¡Me siento como una niña!”.

El pole beneficia tanto a la salud física como a la salud mental. Rosario, entrenadora de LuvaPole, explica que además de la fuerza y la elasticidad que se consiguen con la disciplina, otro fruto a cosechar es la consciencia corporal: “Para explicarle a alguien lo que tiene que hacer tiene que saber que tiene un abdomen que se activa, una cadera que rota, puntas del pie que se estiran, que tiene rodillas para sujetarse, ¡y más complicado que sepan hacerlo todo junto!”. Al cultivar nuestra conciencia corporal mejoramos el control sobre nuestros movimientos, a la vez que nos volvemos más cercanos a nuestro cuerpo, aceptando su sensualidad y elevando nuestra autoestima.

El pole beneficia tanto a la salud física como a la salud mental. Rosario, entrenadora de LuvaPole, explica que además de la fuerza y la elasticidad que se consiguen con la disciplina, otro fruto a cosechar es la consciencia corporal: “Para explicarle a alguien lo que tiene que hacer tiene que saber que tiene un abdomen que se activa, una cadera que rota, puntas del pie que se estiran, que tiene rodillas para sujetarse, ¡y más complicado que sepan hacerlo todo junto!”. Al cultivar nuestra conciencia corporal mejoramos el control sobre nuestros movimientos, a la vez que nos volvemos más cercanos a nuestro cuerpo, aceptando su sensualidad y elevando nuestra autoestima.

Lu comenzó como alumna y actualmente es fundadora de LuvaPole: “Más que un negocio lo que tengo aquí es una pasión, es una familia, es parte de mi vida”. Nos cuenta que un par de alumnas del estudio irán a competir a la Ciudad de México el próximo mes. “Yo empecé de cero y por eso me gusta ponerme de ejemplo. Nunca había hecho ejercicio. Al principio siempre es difícil, no importa que complexión física tengas, pero todo es posible. Ese es mi lema, si lo crees, lo creas”.

El pole es una práctica integral que ejercita tus músculos, eleva tu autoestima y te permite expresar emociones por medio del arte, combinando ejercicios aeróbicos, de yoga, pilates, danza y gimnasia. ¡Atrévete a soltar prejuicios y súbete al tubo!

Empieza a entrenar hoy. ¡Descarga nuestra app en http://neighbor.mx/app/ y descubre las promociones que tenemos para ti!