Cuando nos preguntamos sobre la comida tradicional de Quintana Roo surge una laguna mental, se parece mucho a la cocina de Yucatán con cierta influencia de Campeche, Chiapas y Tabasco, pero que es lo que realmente nos distingue.

Tuve la oportunidad de visitar comunidades mayas en el municipio de Carrillo Puerto, no es fácil que las personas de estas comunidades abran sus puertas a extraños, y tienen toda la razón, ya que en muchas ocasiones han sido usados o engañados por personas que solo ven por sus intereses, esto ha hecho que ellos tengan muchas reservas. Pero para mí y para mis 2 compañeras (maestras en ese entonces) fue una fortuna que poco a poco fuimos acercándonos a ellos hasta tener afecto. Recuerdo a mi hijo jugando con todos los niños del pueblo, comiendo tamales y tortillas recién hechas de maíz desgranado apenas unas horas antes, no podía sentirme más afortunada con tan gran honor. Ellos compartieron recetas de su vivir diario, tamalitos de makulam, chilmole, huevos con hierbabuena y una gran cantidad de dulces de papaya, camote, calabaza, ciruela, cocoyol y yuca, que aprendimos a elaborar.

Estas comunidades siguen viviendo de sus milpas, cerca de sus casas ellos siembran: maíz, frijol, calabaza, chile, tomate, ciruela, mangos, piñas, entre otros alimentos; no necesitan mucho más para vivir bien en armonía y tranquilad, la tierra les da lo que necesitan.

Convivimos con personas nobles, en una experiencia que fue casi ancestral, ya que, la forma de cocinar en sus kooben (cocinas), en sus casas hechas de guano, fue como un viaje por el tiempo, pero hablando de la alimentación en estas comunidades, pude darme cuenta de un factor externo que ha entrado a sus vidas y se ha quedado arraigado como un mal que los aqueja.

Ese mal es la coca cola y la cerveza, por más alejado que se encuentre una comunidad siempre habrá una tienda que venda estos productos, es tan fuerte su consumo que desde pequeños los niños la beben en su biberón.Entonces vi que la tradición prevalece, pero la mercadotecnia y el poder de grandes empresas ha llegado hasta lo más recóndito de nuestro país.

 

Si, Quintana Roo está forjando poco a poco su propia identidad, que es multicultural, con gran influencia de los ingredientes del sureste propios de la región, pero incluyendo técnicas foráneas, más refinadas.
La influencia de los hoteles que atienden al turismo local y extranjero, y a la gran cantidad de excelentes chefs que radican en esta zona, nos dedicamos a exaltar la cocina mexicana, a crear platillos innovadores, contemporáneos, que dejen ver la grandeza de México en su gastronomía. Estamos siendo parte de la creación en la identidad de Quintana Roo, este estado joven y maravilloso que nos ha abierto las puertas a mexicanos y extranjeros.

Sigamos siendo este paraíso incluyente, en el cabemos todos con nuestras similitudes y diferencias, con nuestro estilo ligero y nuestra deliciosa comida. Démosle más protagonismo a la cocina tradicional de las comunidades y a esas cocineras que han alimentado por generaciones con sus recetas tradicionales mayas. Consumamos local y ¡Viva Mexico!

-Chef Perla Bañuelos